Categorías
Artículos de técnica del buceo

FUMAR & BUCEO TÉCNICO

En esta reflexión he tirado de bibliografía de mi ordenador ya que el artículo que tenia sobre el tema difícilmente lo podía mejorar salvo con el pequeño anexo que le he puesto.

«FUMAR & BUCEO TÉCNICO»

Autor Guillermo Ghiotto

Viernes, 24 de agosto de 2007

¿Qué pasa si fumas y buceas?

Los efectos a largo plazo de fumar tabaco son múltiples y bien conocidos por todos. No voy a debatirlos. Son los efectos a corto plazo los que, como instructor de buceo, me preocupan. Hace poco negué matrícula a un Curso de Descompresión a quien considero como un asiduo fumador. Quiero aquí justificar mi proceder. Respeto y acepto las decisiones individuales sobre que hacer con su propio cuerpo tanto como espero que ellos acepten las mías. La esencia de mi decisión de NO enseñar Cursos Técnicos a fumadores se basa en mi percepción de como nuestro cuerpo se deteriora bajo los efectos del cigarrillo en los momentos en que más se necesita tener una condición física óptima para bregar con los gases a altas presiones.

MONÓXIDO DE CARBONO (CO) — se une inmediatamente a la hemoglobina (Hgb) para formar carboxihemoglobina (HgbCO), no sólo porque su afinidad es sobre 200 veces más fuerte que la del oxígeno (O2), sino también porque un solo cigarrillo da 40,000 ppm (partes por millón) o cerca de 4% de CO — de los cuales 400-500 ppm llegan a la sangre produciendo 4-7% de HgbCO anulando completamente esas células de sus labores llevando O2. Fumadores asiduos pueden tener hasta 15% de sus células totalmente anuladas. Toma hasta 8 días eliminar del cuerpo el 75% de las HgbCO contaminadas.

No hay ni que mencionar que reemplazando el O2 con CO reduce significativamente la oxigenación de tejidos críticos al borde de condiciones hipóxicas debido al endurecimiento de las células rojas por la alta presión y la acidosis afectando el metabolismo. El CO se combina con una enzima metabólica terminal (citacroma oxidase, un ión férreo A3) deteniendo la respiración celular en los tejidos causando hipoxia. El metabolismo anaeróbico produce cidosis lactosa reduciendo la eficiencia muscular. El CO causa cambios ateroscleróticos en vasos sanguíneos, alza de presión sanguínea, acelera el pulso, y la mucosidad bronquial. Esta lista de por sí sería suficiente para evitar que alguien se fumase un cigarrillo antes de bucear, ni se diga de un buceo técnico, pero hay más.

NICOTINA — aumenta la pegajosidad de las plaquetas (un factor crítico cuando existen burbujas de N2 en la sangre) y aumenta la viscosidad de la sangre que a su vez reduce significativamente el flujo sanguíneo.

BREA — ha sido detectada en capas finas en las membranas alveolares interfiriendo con el intercambio de gases (O2, N2, CO2, He). La combinación de los gases del tabaco causan Enfermedad Crónica Obstructiva del Pulmón en los alvéolos; enfisema e inflamación de lo tejidos pulmonares; quistes de aire, mucosidad bronquial, y parálisis de los cilios (filtros de aire), así como deficiencia del drenaje pulmonar.

Otros efectos bajo estudio son deficiencias en los EKG, estancamiento venoso en la retina, y respiración acelerada. y, como si esto fuera poco, la lista nos encamina a otro mal. Muchos de los puntos anteriores, de por sí, o en combinación con otros, producen la retención de CO2 y esto sí que es malo.

DIOXIDO DE CARBONO (CO2)– ha sido asociado con casos de DCS, Ox-Tox, narcosis y pérdida del conocimiento bajo el agua. La retención de CO2 actúa como un vasodilator cranial permitiendo el O2 a presiones altas llegar al Sistema Central Nervioso aumentando la posibilidad de convulsiones. El CO2 produce un aumento en el consumo de aire, y contractilidad del miocardio. Se sabe que su efecto acídico en la sangre afecta, no sólo la química sanguínea, sino las reacciones metabólicas también — que conllevan a episodios de disbarismos descompresivos y narcosis. Otros males conocidos son reducción de destrezas mentales y pérdida del conocimiento. Los fumadores de tabaco aminoran el área pulmonar de intercambio de gases. Aunque no se noten en el exterior, las consecuencias son funestas. El buzo está bajo un gran estrés mental, fisiológico y físico. Se necesita tener los pulmones en su más óptima condición de eficiencia. Un fumador está tomando un riesgo que ellos deciden tomar y yo respeto su decisión. No estoy abogando porque los fumadores no buceen. Sólo que NO seré cómplice de su tragedia.

¡¡BUZOS TECNICOS, DEJEN DE FUMAR!!”

En el texto solo hace referencia al aspecto fisiológico del tabaco pero está el aspecto psicológico que en inmersiones largas como pueden ser las penetraciones en cueva o con descompresiones largas tienen un impacto importante en la comodidad y conciencia del entorno del buceador. Afrontar el “mono” del tabaco bajo agua puede ser bastante desagradable para un fumador y esa incomodidad influye sobre la atención que debe dispensar a sus compañeros y a los distintos aspectos de la inmersión.

No sería la primera vez que veo a buceadores prácticamente saliendo con un cigarrillo encendido del agua o preparando el  equipo antes de la inmersión con el cigarrillo en la boca . Incluso instructores que vuelo a repetir son los que deben de dar ejemplo.

Agradecer a Guillermo Ghiotto por autorizarme a usar su artículo y a Ricardo Constantino por recomendarme el hablar sobre el aspecto psicológico.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *